domingo, 15 de abril de 2012

Al lado del camino.

Aquí estoy de nuevo. Dos años y medio después. Completamente oxidado, casi ni recuerdo cómo se escribía en un blog.

La verdad es que no sé si tengo ganas de volver o ni siquiera sé si tengo algo interesante que decir. Lo dudo con la que nos cae a todos encima. Pero aquí estoy. Hoy he recuperado mis entradas del disco duro sin saber para qué.


En este momento sólo recuerdo a dos personas: a Don Jorge Aspizua y a Don Pedro Lucio. Un día formamos un buen equipo y ahora ambos dos están muertos. Va por vosotros amigos.

Desde donde estén, espero que vean esto y sonrían.

10 comentarios:

  1. Jorge esperaba ponerse bien y arrancar de nuevo. Su idea era sacarnos a Pedro y a mí de los trabajos de mierda que teníamos para trabajar junto a él. Pedro y yo nos decíamos "¿y si el abuelo se nos muere qué hacemos?". No imaginábamos huérfanos.. Le conté a Jorge que le habíamos llamado "El Abuelo". Menuda la cara que puso.

    Pedro se fue por sorpresa. Y nos enteramos con retraso porque no teníamos contacto con gente de su entorno. A mí me pilló fuera de España. Cuando volví le dije a Jorge que no podía dejarme solo. No te puedes imaginar lo que les echo de menos.

    En casa guardadaba impreas como un tesoro un par de entradas del antiguo Alijar. Una era sobre operaciones en África y otra sobre los conflictos armados del siglo XXI. Coincidían mucho con mi visión de Guerras Posmodernas y Flanco Sur Profundo.

    Me alegro ver el blog de vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches:
      Si cierto es que lo de el sr. Pedro Lucio le pillo por sorpresa.
      Jorge Aspizua mi hermano esos días me comento que no daba credito.
      Y sobre mi hermano después de la intervención de Marzo del 2010 con sus idas y venidas al Hospital, la lucha encarnizada que llevaba era de admirar. Incluso llego a dominar el dolor para no sufrir tanto. El poder de su mente era ilimitado. En Marzo del 2011, él me dijo que ya no podia más, serio, sin lágrimas y una sonrisa leve.
      Vicen ,nuestra madre un día antes de fallecer me comento que Jorge ya no veia, pero seguia fumando. Y seguia atendiendo los comentarios con la cabeza.
      El dolor nuestro sigue por su perdida, pero se que él descanso despúes de tanto años de lucha.
      Un Saludo Alijar y me alegra que vuelvas.

      Eliminar
  2. El camino se hace al andar, y lo que importa no es llegar, sino las estelas que se dejan al pasar. Tu mera vuelta, regresar y estar, ya es una razón más que suficiente para retomar tu blog.

    Alegra bastante poder volver a leerte. La blogosfera en español había perdido muchísimo sin ti. Las ausencias de Jorge, Pedro y la tuya, dejaron esto, en cierto sentido, como un erial.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu ejemplo. Gracias por regresar.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vosotros amigos. Gracias de verdad

    ResponderEliminar
  5. Me alegra volver a verte por aquí.
    Mañana tengo media hora reservada para leer el artículo que te han publicado sobre AFG.
    Un saludo y no decaigas en el blog
    Abu

    ResponderEliminar
  6. Algunos desconocidos aún somos capaces de apreciar a aquellos capaces de decir lo que piensan y de reconocer a la gente que sabe de lo que habla.

    Gracias por hacer el esfuerzo volver a escribir aquí.

    LT

    ResponderEliminar
  7. Como bien dice la canción, sabíamos que no era de rosas el camino, bueno, más o menos es lo que dice.

    Viejo amigo que lo somos de vernos en la distancia, de estos blogs y foros que compartimos, de casi dos años y medio de tu ausencia, y de otras ausencias que no se volverán a llenar, no es de rosas de lo que se hace el camino, sino esos baches que llenan de muescas el alma, y de curvas y blanco pelo la testa, más no todo ello es en vano, si las muescas no nos recuerdan quienes somos, si en el espejo no reconocemos las canas, si esas arrugas no nos dicen nada, no nos dicen quienes somos, de nada nos sirven las muescas en el alma...y entonces...¿Para qué estamos en el camino?.

    Nadie lo sabe a ciencia cierta, nadie conoce el propósito de su camino, que no es otra cosa que el fin del mismo mas aquí seguimos, con menos ganas, con más peso en el alma mas más peso lleno de muescas, marcas, arrugas y canas, mas mucho que contar y mucho aprendido, y llegará el momento en que con la paz enderredor, un baso de vino y un amigo, que no hay muchos más en esta vida, podrás contar esas muescas, y allí estaremos los que podamos para mostrar camino a los que detrás vienen, a nuevos caminantes.

    Vale, no estoy bien seguro de lo que acabo de escribir, pero es mi saludo de bien venida, bien venido a casa.

    Un abrazo y nos vemos, al menos en el cyber espacio.

    PAPICO.
    http://hazdeguia.com

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. Me alegro muchisimo de que hayas vuelto,me acabo de enterar.

      Para mi se fueron mis tres blogeros favoritos,al menos tu sigues hay.

      Eliminar